Cerca de 1.800 militantes homenajearon a Eva Perón en Moreno

jueves, 2 agosto , 2012
Nota 416 - Cerca de 1800 militantes homenajearon a Eva Perón en Moreno.JPG

Sorprendió la convocatoria, distinta a las anteriores. El punto de reunión fue el busto de Eva Perón emplazado en la esquina del boulevard que lleva su nombre en el cruce con la avenida del Libertador. Sin misa ni marcha de antorchas, que le daban un misticismo especial a una de las fechas más caras al sentimiento del pueblo peronista, casi 1.800 militantes de distintas corrientes del justicialismo se dieron cita a las 20 horas del jueves 26 de julio, para recordar a la abanderada de los humildes al cumplirse 60 años de su desaparición física. A las 20.25, en momentos que en 1952 Evita pasaba a la inmortalidad, se hizo un minuto de silencio.
Las frases “desaparición física” y “paso a la inmortalidad” no son simplemente licencias literarias. Realmente es una de las pocas figuras mundiales que aún despierta pasiones en el corazón de las masas. Una de las pocas fechas que es respetada por aquellos que no comulgan con el peronismo, pero ven en la persona de Evita la cabal representación de la defensa de los desposeídos.
En Moreno el homenaje tuvo un solo orador. El intendente Mariano West -y presidente del Consejo del Partido Justicialista- se paró solitariamente en el escenario y agradeció a los presentes. “Gracias Evita por tu amor al pueblo, por tu lucha, por tu testimonio, por ser la luz que ilumina nuestro corazón, por ser la inspiradora de toda la militancia” comenzó su alocución West.
“Que alegría es ver las banderas de todos los colores que nos unen en torno a este proyecto extraordinario que comenzaron a desarrollar Néstor y Cristina Kirchner en el 2003 y que está sacando a la Argentina de la peor de las situaciones” señaló en un párrafo.
“El 26 de julio es el día de renovar nuestro compromiso con la militancia, es el día que venimos a decirle a Eva que estamos dispuestos a seguir luchando sin descansar por el bien de nuestro pueblo, por la justicia, por aquellos compañeros que todavía sufren la exclusión, que no tienen tierra, no tienen vivienda, no tienen trabajo, no tienen salud, no tienen educación. Estamos dispuestos a renovar nuestro compromiso militante desde el fondo de nuestro corazón”.
West recordó a Néstor Kirchner al manifestar que “hemos vivido momentos extraordinarios. Yo vi cuando Néstor Kirchner denunció a la corte menemista, yo vi cuando Néstor dio la orden de que bajen los cuadros, yo vi cuando le dijo no al ALCA, yo vi cuando le dijo al Fondo Monetario cuando le debemos y le pagó, yo vi cuando Néstor peleaba por la 125 contra todos, peleaba para mostrarnos el camino de la redistribución de la riqueza, yo lo vi luchar a Néstor con todas sus fuerzas y hasta las últimas consecuencias de su vida. Estoy seguro que Evita en el fondo de su corazón y desde el cielo donde nos mira estaba feliz y decía ese es mi pollo, ese es uno de los que levantó mi bandera y la lleva a la victoria”.
La dura realidad del distrito se coló en el discurso “no nos tocaron tiempos fáciles, pero los puedo asegurar que vamos a ver mejores tiempos, y que los vamos a conquistar con la lucha de todos. No les quepa la menor duda, nuestro pueblo va a ser cada día un poco más feliz y nosotros nos vamos a comprometer hasta las últimas consecuencias para lograr esa felicidad y la alegría en los corazones de los más humildes, que son los que nos necesitan”. Lamentablemente al otro día Moreno volvió a ser noticia nacional. Ese viernes negro cuatro chiquitos fueron encontrados sin vida en el partido.
“Queda mucho por hacer, queda mucho por luchar” refirió West para finalmente arengar a los militantes diciendo “ocupémonos de la unidad y de la organización para defender este proyecto nacional, mancomunados en la lucha de nuestro pueblo, para nunca más dar un paso atrás, para seguir profundizando el proyecto de Néstor y Cristina”.

Nos interesa tu opinión