Con el marco de la denuncia de abuso sexual contra Marcelo García, levantaron la sesión y agredieron a nuestro equipo de trabajo

jueves, 18 octubre , 2018

 

La patota que acompañaba al presidente del Concejo Deliberante de Moreno Marcelo García agredió a nuestro equipo de trabajo. La camarógrafa Karina Cereijo sufrió un golpe de puño en la nuca, la tomaron del cabello e intentaron tirarla al suelo. A nuestro productor Rodrigo Solórzano le pegaron tres piñas en la cabeza. Una sesión que quedó trunca, en medio de la acusación de abuso sexual contra García.

La sesión ordinaria que debía realizarse durante la tarde de este miércoles 17 de octubre fue levantada. Los concejales no se pusieron de acuerdo sobre la medida a tomar con respecto a la denuncia que realizó el pasado viernes la joven Rocío Antonella Gavilán por abuso sexual contra el presidente del Honorable Concejo Deliberante Marcelo García. En la reunión parlamentaria previa a la asamblea legislativa resolvieron levantarla. En el sector destinado al público, en el recinto,  más de medio centenar de “militantes” esperaban para brindar su apoyo a García. Raudos se fueron la mayoría de los ediles. Atrás quedó García, quien salió del edificio rodeado de una patota.

Sobre la calle Alcorta sur, a metros de Martínez Melo, lo esperaba el equipo conformado por Karina Cereijo, camarógrafa, y Rodrigo Solórzano, nuestro productor. García pasó rápidamente, abrazado a su pareja Ingrid Flessa, subsecretaria de Industria y Producción de la municipalidad de Moreno. Quienes lo custodiaban, empujaron la cámara y uno de ellos le aplicó el primer golpe de puño a Solórzano. Cuando Solórzano le recriminó a García, luego de hacer una decena de metros para alcanzarlo, sobre la violencia sufrida, llegó otra piña, también de espaldas. En esos momentos el productor se percata que estaban agrediendo a Karina Cereijo. A nuestra camarógrafa la golpearon en la nuca, mientras la tomaban de los cabellos e intentaban tirarla al suelo. Los colegas Edgar Llanos y Rubén Bustamante, testigos de este suceso, fueron a rescatarla, mientras el hermano de Marcelo García, Mariano, director general de Capacitación para el Trabajo de la municipalidad de Moreno ensayaba disculpas hacia Cereijo, quien estaba presa de los nervios y explicaba que ella “solo estaba trabajando”, en medio de lágrimas. Cuando Rodrigo Solórzano le reclama a Mariano García por los ataques, llegó la tercera trompada, también artera y cobarde. La patota quedó cantando “Si lo tocan a García, que quilombo se va a armar”.

El equipo periodístico se dirigió inmediatamente a la Comisaría 1º de Moreno, donde realizaron una denuncia penal por el violento e increíble suceso. La causa es instruida por la UFI Nº 5 del Departamento Judicial de Moreno y General Rodríguez.

Nos interesa tu opinión