El violento temporal dejó un saldo de tres muertos confirmados oficialmente

viernes, 13 abril , 2012
Temporal.jpg

El violento temporal que se desató en la región el pasado miércoles en la región dejó un saldo de tres muertos –al menos confirmados oficialmente- en Moreno y graves daños estructurales en el mencionado distrito y en General Rodríguez. Muchos vecinos de los barrios del sur de las distintas localidades – los más afectados- aún no lograron reconstruir sus viviendas, muchas de ellas precarias antes del fenómeno climatológico. El agua se volvió, más que nunca, en un elemento escaso. El servicio eléctrico no fue restituido en su totalidad.
La realidad cambió radicalmente para cientos de familias de General Rodríguez y Moreno un par de minutos antes de las 20 horas del pasado miércoles 4 de abril. Un violento temporal –al que el ministro de Infraestructura de la Nación Julio de Vido no dudó en calificar como “tornado” días después- azotó distintas regiones de la provincia de Buenos Aires, sembrando a su paso destrucción. Verdaderas escenas dantescas se vivieron durante y en los momentos posteriores del fenómeno. Cuando el viento amainó, solo quedaron destrozos.
Tres víctimas fatales fue el saldo del temporal. Al menos de ellos quedaron constancias oficiales. Todos los decesos se produjeron en Moreno. La información fue chequeada por distintas fuentes habituales, lo que brinda una certeza a los datos obtenidos. Una de las muertes se produjo sobre la calle Ramón Falcón, casi en su intersección con la Schubert, en Francisco Álvarez. Una persona que circulaba en moto fue literalmente arrancada del vehículo por los restos de una casa que fue arrastrada por los vientos. Falleció instantáneamente debido a las heridas recibidas. También en la misma localidad morenense un hombre mayor de edad fue aplastado por una gruesa rama de un eucalipto que cayó en momentos en que buscaba guarnecerse del fenómeno. En Las Piñas, Moreno Sur, una mujer de 52 años, murió al caer sobre su humilde vivienda un árbol de gran tamaño.
En el transcurso de la tormenta, Moreno y General Rodríguez quedaron a oscuras. El servicio eléctrico fue interrumpido debido a la caída de innumerables cantidad de postes. Situación similar se produjo con los de telefonía. Se cortó el servicio de celulares. La región quedó incomunicada y con muchas calles anegadas, bloqueadas con distintos elementos.
La confusión y el desconcierto ganaron a la población. La respuesta fue espasmódica. Quienes se hicieron cargo de la situación en Moreno fueron los Bomberos Voluntarios. En General Rodríguez los servidores públicos contaron con la rápida ayuda de la comuna. Toda tarea se vería dificultada por la falta de coordinación, debido a la ausencia de comunicación y de medios alternativos para llevarla adelante. Un verdadero infierno, en medio del agua.
Con los primeros rayos del sol, el panorama se volvía aún más desolador. Casas arrancadas desde los cimientos en los barrios Casasco, Las Piñas, Cascallares, San Carlos, Villa Escobar, Fademac, Guemes, Altos del Oeste y Almirante Brown. Daños menores en las comunidades lindantes. Todos sin luz y por ende, sin agua. En este caso, también la respuesta fue desigual dependiendo de municipio.
El viernes la tragedia nuevamente golpearía a una familia morenense. En una casa ubica en el barrio Alcorta –Esteban de Luca y Centenario- explotó un bidón de combustible. El saldo: una nena de 14 años, de nombre Sofía –estudiaba en la escuela Alemana y practicaba patín en el Club Defensores de Moreno- falleció. Su madre y abuela sufrieron heridas de distinta gravedad; la información indica que la mayor de las mujeres aún continúa internada con pronóstico reservado.
Desesperación, falta de contención y ausencia de información oficial sería un panorama constante en Moreno hasta nuestros días.

Nos interesa tu opinión