En medio de la búsqueda de Ariel Alé, atacaron a la perra de rastreo Jana

miércoles, 20 febrero , 2019

Una perra de la Brigada de Rescate Canino K9 de Campana resultó herida al ser atacada por otro perro en el marco de la búsqueda del cadáver de mecánico Ariel Rodolfo Alé, desaparecido desde el 9 de noviembre en General Rodríguez, en un allanamiento donde quedó aprehendida una mujer como posible encubridora, informaron fuentes judiciales.

Se trata de la perra Jana, quien pertenece a la mencionada agrupación de perros adiestrados rescatistas y ya trabajó en otros casos policiales.

La brigada fue convocada por el fiscal de Moreno a cargo de la causa, Federico Luppi, para participar durante la noche de este martes 19 de febrero de un allanamiento en la calle Asturias entre Sánchez Bustamante y El Rodeo del barrio Luchetti en la localidad de Francisco Álvarez, partido de Moreno.

El objetivo era inspeccionar un Renault 12 sospechoso y el domicilio donde estaba ese vehículo, donde vive una ex pareja del único detenido que tiene la causa, Damián Álvarez (28), ante la hipótesis de que allí pudiera estar el cadáver de Alé.

“Mientras la perra Jana realizaba una marcación en el lugar, sospechosamente se soltó un perro fila brasilero que la atacó y la dejó herida», dijo un vocero judicial.

Francisco Gerber, director de la Brigada K9 y entrenador de Jana, explicó este martes que «había pasado el allanamiento y cuando terminó, la dueña de casa soltó un perro fila al que le habían dicho que lo encierre».

Gerber contó que el perro «agarró del cuello a Jana y no podían sacarlo hasta que la largó» y que «se soltó de nuevo y el perro la tomó de una pata y la revoleó para todos lados».

«Cinco policías estuvieron tratando de sacarlo como cinco minutos hasta que le metí la mano adentro de la boca y la soltó. Me lastimó un poco la mano», relató el entrenador.

Explicó que trasladaron de urgencia a la perra hasta Campana donde la atendió Gonzalo Brutti, director de Zoonosis, y que si bien «se está recuperando, no puede caminar y hay que ayudarla para comer». 

«Son mínimo 20 días de recuperación física y después la recuperación mental porque quedó con miedo. Tenemos un largo trabajo», agregó.

El director de la Brigada K9 dijo que Jana «tiene cinco años y participó en más de cien operativos, entre ellos el de la búsqueda de Claudia Ferro y el de las mellizas asesinadas por su padrastro en General Rodríguez».

Las fuentes explicaron que si bien no fue hallado el cadáver del mecánico, en el auto la Policía Científica hizo pruebas de luminol -reactivo que detecta sangre lavada-, que dieron «resultado positivo», por lo que se profundizarán las tareas periciales para confirmar si son de sangre humana.

Como resultado del procedimiento, el fiscal Luppi dispuso la aprehensión de la mujer que vive en la casa, identificada como Mariela Juárez (41), a quien esta tarde iba a indagar bajo una acusación que aún estaba terminando de definir pero podría ser la de encubrimiento.

Alé desapareció el 9 de noviembre pasado y a pesar de que aún no se pudo encontrar su cadáver, la hipótesis de la fiscalía es que fue asesinado por el detenido Álvarez para apropiarse de sus bienes.

Álvarez quedó apresado por sus contradicciones y porque se determinó que había entrado a la casa de Alé, situada en el cruce de las rutas 24 y 5, del denominado barrio «Las Latas», de General Rodríguez, para desvalijarla, llevarse documentación y vender sus cosas.

La investigación de Luppi estableció que el acusado se había hecho amigo de Alé unos tres meses antes de su desaparición y que ambos compartían el gusto por las motos y por las drogas.

El 19 de diciembre, Alvarez quedó procesado con prisión preventiva por «homicidio calificado criminis causae» y «hurto calificado -dos hechos-«. El 4 de febrero pasado, estudios de ADN confirmaron que en la casa del imputado Álvarez, una quinta ubicada en Providencia 1014 de Francisco Álvarez, se encontraron dos manchas de sangre de Alé que habían sido lavadas y reaccionaron con luminol.

Nos interesa tu opinión