Se produjeron saqueos a supermercados y a comercios minoristas en Moreno

sábado, 14 abril , 2012
Nota 41 - Sergio Berni reconoció la existencia de saqueos en Moreno.jpg

Moreno es la desolación. 48 horas después del temporal el panorama era muy parecido al que originó el temporal. Muchos vecinos se manifestaban sobre las rutas pidiendo la restitución del servicio eléctrico o al menos la provisión de agua. En las distintas recorridas realizadas por el equipo periodístico, se notó la falta de presencia territorial por parte de la comuna de Moreno. Casas arrasadas, árboles caídos y postes destrozados. Todos los vecinos consultados se quejaban de la misma situación: ningún representante de la municipalidad se hizo presente para analizar la dura realidad que dejó el día después.
Durante la noche del jueves y todo el día viernes, los rumores de saqueos a comercios se fueron potenciando. Los disparos de armas de fuego fueron una constante en la oscuridad. Finalmente fueron asaltados los supermercados ubicados en Casasco –frente al barrio del Plan Federal conocido popularmente como “Villa Eduardito”- y en la Reja Grande. En los demás existen datos inconexos. La población fue presa del miedo, pese a la negativa oficial de responder al respecto. Solo el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, reconoció la existencia de estos hechos, ante la insistencia de un periodista.
El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni recorrió distintos barrios del conurbano oeste donde se sintió con mayor intensidad los efectos del temporal del pasado miércoles, y al ingresar al sexto día desde el siniestro quedan casi 180 mil personas sin electricidad.
Sergio Berni explicó que “el gobierno nacional está trabajando, está la ministra Alicia Kirchner coordinando las diferentes acciones de los diferentes ministerios que ordenó la presidenta de la Nación a movilizarse y desde el mismo miércoles a la noche trabajando permanentemente con los damnificados”.
Dentro de las acciones desplegadas, “estamos generando mayores mecanismos logísticos para abastecer los puntos de distribución y movilizando Gendarmería, Prefectura, la Policía de Seguridad Aeronáutica para aumentar los patrullajes debido a que gran parte del conurbano estuvo sin luz”.
En varios distritos del Gran Buenos Aires se vivió mucha incertidumbre durante las horas siguientes a la catástrofe natural, por ello el gobierno nacional envió efectivos de distintas fuerzas de seguridad. El secretario del área agregó que también “se desplegó la parte del Estado Mayor Conjunto del Ejercito que está desarrollando tareas solidarias”.
Cómo se destacó precedentemente, mucho se habló sobre saqueos y hechos vandálicos producidos en diferentes barrios donde grupos de delincuentes aprovecharon la oscuridad para cometer delitos contra la propiedad y en al por lo menos un par de casos, saquear mercados y autoservicios alejados de los centros urbanos. Se lo consultó a Berni, sobre si se produjeron saqueos en Moreno, y esta es una preocupación para el gobierno nacional.
Inmediatamente contestó: “No se produjeron saqueos”, pero ante la insistencia del cronista, Berni reconoció que “hubo un solo lugar donde detuvimos doce personas”. Considerando que “son los mismos picaros de siempre que aprovechan la oportunidad, la confusión y la gente que estaba en un estado preocupado arreglando sus casas, pero bueno a través de la detención de la Gendarmería Nacional fueron 12 personas y fue un hecho aislado”.
Existe una psicosis entre los vecinos, quienes a medida que pasan las horas manifiestan vivir en zonas muy inseguras, ya que se ingresó en el sexto día en que más de 180.000 personas continúan sin suministro eléctrico.
El funcionario nacional manifestó que “eso ocurrió en los primeros momentos, pero ahora hemos reforzado todos los patrullajes y no hemos tenido ningún hecho delictivo”.
Durante el fin de semana los disparos de armas de fuego en distintos barrios surcaban la noche. El miedo se palpaba en el ambiente. La tensión generaba una ola de rumores, muchos de ellos sin asidero. La amenaza de saqueos pendía como la espada de Damocles sobre muchos comerciantes. Finalmente la calma, transitoria, llegó a Moreno.

Nos interesa tu opinión